EHA: ALGUNAS IDEAS SOBRE EL ROMANTICISMO Y FRANKENSTEIN DE MARY SHELLEY

ROMANTICISMO

El cementerio de Caspar David Friedrich
El Romanticismo fue un movimiento cultural y político que se 
originó en Alemania a finales del siglo XVIII como reacción 
al racionalismo de la Ilustración y el Neoclasicismo.

Su característica fundamental es 
la ruptura con la tradición, con el orden y con la jerarquía de
valores culturales y sociales imperantes.

Si en la Ilustración brillaba la luz, en el Romanticismo abruman
las tinieblas. Bajo su nombre, subyace un grito desgarrador
 de libertad. Después de la caída de Napoleón, el Romanticismo 
es una vía de escape para las jóvenes generaciones que
 aspiran a encarnar los principios revolucionarios.

Lo romántico designaba lo subjetivo desligado de toda autoridad,
 la disolución de los límites y de las leyes clásicas entre 
los géneros; encarnó, por tanto, las ideas de lo fantástico, lo sensible, lo onírico y lo nostálgico.
 


ROMANTICISMO INGLÉS
El Romanticismo comenzó en Inglaterra casi al mismo tiempo que en Alemania. Con una fuerte tradición prerromántica ya en el siglo anterior, la literatura inglesa de la primera mitad del XIX se caracteriza por sus grandes poetas y por la novela histórica.

Willian Blake. Newton. Prerromanticismo pictórico inglés.
El romanticismo, que surge como una reacción contra el racionalismo de la ilustración y el clasicismo, confiere prioridad a los sentimientos, a la fantasía, la imaginación y el sueño

El principal motivo conductor de la literatura romántica inglesa es el choque entre la realidad y el deseo. El fracaso y la incapacidad de luchar con el mundo real llevan la literatura romántica hacia la evasión a tiempos pasados o lugares remotos, a menudo exóticos.
Los escritores ingleses de principios del XIX rechazan la sociedad burguesa e industrializada, para evadirse en el paisaje rural, el pasado histórico o países exóticos. Su nuevo lenguaje literario está basado en el sentimiento y lo irracional, la subjetividad y la libertad del artista frente a toda regla
Rousseau había afirmado que las personas nacen libres, pero la civilización las encadena. Este sentimiento de opresión se expresó con frecuencia en la poesía, como revela la obra del visionario inglés William Blake (1757-1827), quien en su poema Milton (1808) habla de los “oscuros molinos satánicos” que comenzaban a desfigurar la campiña inglesa; o el largo poema de Wordsworth El preludio (1850), que alude a “las sofocantes y atestadas guaridas urbanas donde el corazón humano enferma”.
Willian Turner. Tempestad.
La vuelta a la naturaleza se convertirá en programa estético: el culto a la naturaleza, así como la primacía de la voluntad individual sobre las normas sociales de conducta, la preferencia por la ilusión de la experiencia inmediata en cuanto opuesta a la experiencia generalizada, y el interés por lo que estaba lejos en el espacio y el tiempo.
El Romanticismo inglés arranca en 1798 con las Baladas líricas, compuestas por William Wordsworth (1770-1850) y Samuel Coleridge (1772-1834). El prólogo de esta obra está considerado como el manifiesto del Romanticismo inglés. 

William Wordsworth y Samuel Coleridge se vieron impulsados a la actividad creadora por la Revolución Francesa, algunos de cuyos ideales fueron la afirmación de la libertad, el espíritu y la unidad sincera de la raza humana.
Jean-Pierre Louis Laurent Houel (1735-1813), ''Prise de la Bastille'' From the Bibliothèque Nationale Française
El Romanticismo inglés alcanza su máximo esplendor con Lord Byron, Shelley y Keats, conocidos como los poetas «satánicos», por su rebeldía y su inadaptación a la sociedad de la época. Los tres tuvieron una muerte prematura lejos de Inglaterra tras una vida atormentada y errante. 
Shelley en su obra plasmó un gran idealismo, matizado por una profunda melancolía. En su Prometeo liberado (1920) expresa sus dos ideas principales: que el enemigo era la tiranía de gobernantes, las costumbres y las supersticiones, y que la bondad inherente del ser humano eliminaría, el mal del mundo y lo elevaría al reino eterno del amor trascendental (Rouseau)
Percy Schelley estuvo casado con Mary W. Shelley (1797-1851), autora del relato de género gótico Frankenstein o El moderno Prometeo.

MARY SHELLEY  Y FRANSKENSTEIN




Mary Shelley (1797-1851), autora de Frankenstein, cuya vida se desarrolló durante el Romanticismo, estaba reunida con unos amigos y, uno de ellos propuso que cada uno escribiera un relato de terror para que el resto lo juzgara. En un primer momento, a Mary Shelley no se le ocurría nada sobre lo que escribir, pero tras mantener una conversación con Lord  Byron sobre el principio vital (posibilidad de otorgar vida a organismos inertes) la inspiración llegó. De esta manera tan “casual” nació Frankenstein, una de las obras más citadas y simbólicas, considerada la primera novela de ciencia ficción.
En el verano de 1816 Mary escribió un esbozo de lo que después, revisada y aumentada, sería la novelaFrankenstein. Pero el resto de ‘contrincantes' también cumplió con su parte. John Polidori escribió un esbozo de lo que después se convertiría en El vampiro, primero atribuido por los editores a Byron y después acreditado a su verdadero autor. Shelley escribió Fragmento de un cuento de fantasmasByron lo que se conoce como Fragmento de una novela, y Claire Clairmont un relato o unos poemas que se perdieron o destruyeron. Que el fruto ‘literario’ de aquel verano encantado no alcanzase la difusión y popularidad del Frankenstein no es ni de lejos algo que pueda resolverse con un engañoso “ninguno de ellos cumplió su promesa”.
Young Frankenstein es una película cómica estadounidense de 1974 dirigida por Mel Brooks
Mary Shelley creó a su monstruo después de una pesadilla. Habiéndole dado vida, en la introducción de la escritora a las ediciones posteriores a 1831, Shelley pedía a su “horrenda criatura que salga al mundo y que prospere”. 

ELEMENTOS ROMÁNTICOS

La obra original de Mary Shelley recoge en sí misma gran parte de los nuevos valores románticos. Citando a Isaiah Berlin, con el romanticismo “creamos nuestra propia visión del universo del mismo modo que los artistas crean su obra”. De forma inversa, podríamos decir que la criaturita que construye Frankenstein viene a ser una obra de arte, una fantástica creación, formada desde una visión del mundo.

Con el romanticismo también se exigen mitos nuevos (“las imágenes griegas están muertas para nosotros, ya que no somos griegos”, señala Berlin) y surge un proceso de formación de mitos, como es Frankenstein, el cual, no obstante está emparentado con Prometeo desde el mismo título de la obra.


Ilustración para una edición de Frankenstein de 1831. Ilustrador Theodor Von Holst 

La validez de la ciencia se cuestiona y Frankenstein desafía sus límites, violando la ética y la moral - conceptos que ahora se rechazan: no hay principios eternos e inmutables en los que debía fundarse la vida humana y la adhesión a estos no convierte a los seres morales, justos y buenos. Frankenstein se enfrenta a estos principios, si bien posteriormente tiene que hacer frente a sus consecuencias.


Sir John Everett Millais, fue un pintor e ilustrador británico, uno de los
miembros fundadores de la Hermandad Prerrafaelita.
Al igual que con las vidas de los personajes de Byron, la del monstruo de Frankenstein surge del desprecio, entra en el vicio y por consiguiente en el crimen, en el terror y la desesperación. Sin embargo, la evaluación de Frankenstein conforme a las ideas románticas ha de ser por fuerza positiva: él cree en el idealismo, la sinceridad, la dedicación y la pureza mental, cualidades alabadas pese a la radicalidad y pocos escrúpulos de su labor como científico. Esto no hace sino llevarlo a la locura. La acción evoluciona hacia una grotesca competencia de la locura, autoglorificación y autoinmolación. “Si llevamos al romanticismo a sus últimas consecuencias, termina siendo una forma de demencia”.


La novela original de Mary W. Shelley está alejada de la imagen que nos ha grabado el cine. Con una gran dosis de romanticismo y una narración gótica y llena de referencias a los libros de aventuras, los personajes de este libro soportan el peso de las cargas morales y afectivas que los unen para siempre, como en los amores eternos que trascienden el tiempo.  
Aquella tendencia del romanticismo a ensalzar determinados ideales o sentimientos humanos, sólo aparece en Frankenstein, en la forma de un “insuperable sentimiento de fatalismo y desesperación” que acomete a todos sus personajes, incluido el monstruo. 



Fuentes: 
http://eldesconsciente.blogspot.com.es/2012/09/frankenstein.html
http://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero34/cinefran.html
http://literaturapuraydura.blogspot.com.es/2013/01/frankenstein-y-el-romanticismo.html
http://romanticismo2010.blogspot.com.es/2010/05/frankenstein.html
http://hombresmujeresyfeminismo.wordpress.com/2012/03/17/a-leer-frankenstein-3/
http://amayadalbo.blogspot.com.es/2008/01/frankenstein-rasgos-romnticos.html

PORTADAS DE DISTINTAS EDICIONES
















No hay comentarios:

Publicar un comentario